Skip to Content
Loading

Breve estudio del poemario Filoversando en Nod y versos cuánticos

 

Por Rafael Sánchez

Una de las cosas que me han llamado la atención es que la ilustración de la portada del poemario, realizada por Sandra Delgado, refleja enteramente el espíritu del libro. No aparece ningún elemento que sobre, o que no tenga que ver con el contenido del poemario, ni ese cuarto de reloj que se aprecia en la parte superior izquierda de la portada, ni esa rosa erguida ocupando el centro de una pequeña mesa redonda, ni ese reflejo luminoso que ilumina el pecho de la figura femenina que aparece con la cabeza volcada sobre el papel como si estuviera haciendo algo más que <escribir>, ni esas alas que se adivinan surgiendo de la espalda de la escritora….

Y os diré por qué entiendo que es así, que ese diseño de la portada sintetiza el contenido de la obra. Pero antes, comentaré algo sobre el título mismo del poemario, <FILOVERSANDO EN NOD> Podríamos entretenernos sobre la construcción de ese gerundio creado por la autora, pero, no perdamos el tiempo, tan escaso hoy, y vayamos al grano, pues, ese <gerundio> expresa perfectamente la actitud de la autora ante la experiencia de la vida;  por un lado, nos evoca aquella actitud machadiana de converso con el hombre, en este caso, mujer, que va conmigo, y espera hablar a Dios un día. Por otro lado, expresa la inquietud filosófica que subyace a lo largo de todo el poemario. Es decir, no es poesía de <superficie>, por buena que ésta pueda o pudiera ser, es <algo más>, es también <filosofía>, por lo tanto, es también <asombro> y <pregunta> sobre el mundo en el que se vive, con el que se tiene contacto, que nos influye de una determinada manera, y ese mundo está representado por <NOD>, ese mundo tal y como lo percibe la autora, y lo puede percibir quien esté en esa perspectiva ontológica, que queda perfectamente reflejado en el poema titulado <POR LOS CAMINOS DE NOD>, (en la pag. 16).

Ese mundo es el nuestro, como expresa la autora es el mundo donde <<SUENAN TODAS LAS MÚSICAS>>, pero, ¡cuidado!, nos advierte que esas músicas suenan <<EN UNA INMENSA CIÉNAGA DE SOLEDADES>>, no es oro todo lo que brilla, porque, nos dirá la autora, esa <inmensa ciénaga> actúa <<EMBORRACHANDO / LOS ANHELOS DE PERDIDOS DÍAS>>, y, ¡ojo también!, esos <perdidos días> no van a ser precisamente los de la infancia, tan al uso en el componer poético, esos días, como se puede comprobar si leéis el libro, se pierden en un tiempo remoto de la humanidad, indefinido, fuera de la Historia conocida, y de tan remoto,  se adivina que tampoco coincidirían con los de algún paraíso perdido, o alguna edad de oro igualmente pretérita, ¿Entonces?

Aquí viene lo que podríamos considerar una gran aportación de este poemario, que es una perspectiva <gnóstica> de la existencia, en cuanto a <conocimiento> y a <trascendencia>, aspectos implícitos en esta corriente de pensamiento universal. Y, cuidado, otra vez, no pretendo decir que ésta haya sido una actitud preconcebida por la autora, no en balde, el gnosticismo tiene mucho de <intuición>, entendida como facultad superior al <intelecto>, para trascender el mundo <inmediato>, <tangible>, que viene, a mi entender, perfectamente reflejada en el poema titulado <<EL SILENCIO DE LAS ESTATUAS>>, cuando se dicen cosas como las siguientes :

<<UN DÍA, DE REPENTE/ AMANECEMOS CON LA BRISA DE UN PONIENTE BAJO LAS NUBES/ CON EL HASTÍO DE MIL DÍAS PRENDIDOS EN LA PIEL/ Y EL DESTELLO INSUPERABLE DEL DESENCANTO ACUCHILLANDO LAS CERTEZAS>>. Todo el poema merecería leerse, pues no tiene verso que sobre de contenido <gnóstico>, de rebeldía ontológica, donde aparecen claramente representadas las tres instancias del ser en la concepción gnóstica, el <yo> o personalidad, el <alma>, y el <espíritu>, y su lugar en el mundo, o su <mal lugar>.

Así, en la tercera estrofa del poema citado nos aparece el conspicuo <<yo>> cuando se dice << FIRMADO EL CONTRATO CON LA VIDA / DEJA DE SER SÓLO NUESTRA/ ESPECULAMOS CON NUESTRO <YO>, CEDEMOS A LO CÓMODO/ NOS ENTREGAMOS AL ENGAÑO/ SOMETIÉNDONOS, POR FIN, A LOS DESIGNIOS DEL MUNDO>>.-

En la cuarta estrofa, nos aparece la condición de la maltrecha alma humana, cuando se dice << ENTRE QUIMERAS, DEJAMOS DE SER / PERDEMOS EL ALMA/ PARA OLVIDARNOS DEFINITIVAMENTE DE NOSOTROS MISMOS/ PARA CONTEMPLAR EL SILENCIO DE LAS ESTATUAS/ PARA OLVIDARNOS DE VIVIR>>

Y en la siguiente estrofa, nos aparece el olvidado espíritu, cuando se dice <<Y UN DÍA, DE REPENTE/ SI HAY SUERTE/ NOS CRUZA EL CIELO UNA IMPREVISTA PALOMA NEGRA/ Y SACUDE NUESTRO ESPÍRITU ANESTESIADO/ CAEMOS EN LA CUENTA DEL LETARGO COTIDIANO>>.-

Insisto, no trato de decir que la autora haya pretendido <construir> un cuadro <gnóstico> de manera <intelectual>, o <mental>, sino que su <intuición> poética le ha llevado a ello, en base a sus vivencias, a la huella psíquica, que han despertado los elementos de una concepción gnóstica del existir….Al igual que ese color <negro> de la paloma de la estrofa anterior podría llevarnos a una interpretación <funesta> de su aparición, pero, no siempre es ese el significado de ese color, para algunas tradiciones filosóficas religiosas, ese color representaba el proceso de <transformación-muerte> de los aspectos oscuros de la propia alma, contaminada por las influencias egoístas del yo o personalidad, tan alabadas por la modernidad.

El poema, pues, que es núcleo del discurrir <filoversando> de la autora, termina con esta estrofa que recoge una especie de ultimátum al modo gnóstico : << QUIZÁ HAYA UN TIEMPO / PARA VOLVER A DESCUBRIRNOS/ SIN RENUNCIARNOS/ RECUPERANDO LAS ALAS/ O NOS ENTERREMOS DEFINITIVAMENTE/ EN EL LODO DE UNA EXISTENCIA PASIVA>>

Añadiría, sin ello atribuírselo a la autora, en caso de que fuera inexacto, como todo lo que voy comentando, que el poema tiene el mérito de recuperar las tres instancias del ser, la personalidad-máscara, el alma-pájaro, el espíritu-mónada, que sospechosamente desde el Renacimiento y sobre todo al llegar a la edad moderna, fue siendo sustituido por una representación binaria del ser, el <yo> y el <alma>, ya ésta desligada de la instancia <espíritu>, que, en todo caso, se asimilaba con el alma, y a lo que no fueron ajenas tampoco las instituciones religiosas de Occidente, cortando de esta manera todo puente con mundos más sutiles y superiores, o de una vibración muy superior, por menos densa, como precisamente los que se describen en el último poema de los llamados <CUÁNTICOS>, cuando se dice << UN AMOR ENTERO/ YACE EN EL VACÍO>>, y termina el poema así <<SE DESINTEGRA LA MATERIA/ Y SE MATERIALIZA EL ESPÍRITU>>.

Así, pues, el poemario está lleno de poemas que rezuman este aire <gnóstico>, de los que es <eje> el poema que acabo de comentar de <<EL SILENCIO DE LAS ESTATUAS>>, como, por ejemplo, los siguientes : <<AMANECER MARCHITO>>, O << DE LO HUMANO>>, <<ABSURDO>>, <<VOLVER>>, <<LABERINTO>>, <<SER O NO SER>>

Pero, volvamos al diseño de la portada que nos lleva al segundo componente nuclear del poemario, la <<ROSA>>, como símbolo de una instancia de nuestro ser, prístina, inviolable, eterna (porque es <espíritu>, precisamente, y no <alma>, ni <personalidad>), que subyace a todo, y en todo, y que recoge, perfectamente, a mi entender, la autora, en el poema titulado <<LA ROSA>>, donde se dice : << NO TOQUÉIS LA ROSA / DEJADLA ABANDONADA AL ROCÍO/ PERFUMADA DE SOLEDAD / QUE LA ROSA ES DE TERCIOPELO/ Y EL TERCIOPELO ES EL AMOR/ QUE CUBRE LA NOCHE>>. Esta <rosa> de la portada ocupa una posición central, como también la ocuparía en nuestro ser, es el ser-propiamente dicho, que se yergue sobre la <tabla redonda> de la existencia, del tiempo en espiral, de las pruebas, de las contingencias, y que parece <iluminar> la actividad creadora de la escritora, convertida en <profeta> de su existencia, de quien realmente va a recibir la <revelación>, a través de la <intuición poética>, repito, por encima del <intelecto>. Y <alcanzar> esa <rosa mística> es la meta del verdadero alquimista.

Y con ello, pues podríamos extendernos mucho más comentando todos estos rasgos a lo largo del poemario, llegamos al tercer núcleo del poemario, que también viene representado en la portada con ese jarrón en forma de crisol alquímico en el que descansa la <rosa>, y el <reflejo luminoso> que se proyecta en las manos en cuanto están <componiendo>, y rebota en el pecho de la figura femenina…Que viene a representar la actividad creadora de la autora, tal y como ella la concibe, con ese <trabajo> sobre la <materia prima> de la existencia, para obtener lo que es el verso, la palabra, en cuanto anticipación del Verbo,….

Proceso que nos viene recogido en poemas como << ESCRIBIR UN POEMA>>, O << CRISOL>>, donde se viene a decir que << ESCRIBIR UN POEMA / ES PERDER UN POCO DE VIDA / DERRETIR POCO A POCO EL ALMA/ EXPRIMIR LA EXPERIENCIA EN EL CRISOL DEL VERSO/ SOBRE LIENZOS FOSFORESCENTES DE CERTIDUMBRES/ Y ESPERAR…//

<< DESCUBRIR LO QUE YACE DORMIDO / EN EL FONDO DE UN MISTERIO DE VIDA/ Y ESCAPAR DEL TIEMPO/ DE ESA ESPIRAL DE RUTINA QUE DEVORA LAS HORAS / ….>>

Y en el otro poema titulado <<CRISOL>>, donde aparece insinuado el éxito en la obra creadora concebida de esta manera, cuando se dice << EN UN CRISOL DE PALABRAS/ DONDE SE CUECEN LOS PENSAMIENTOS/ EN ESA TORRE DE BABEL DE LA EXISTENCIA/ LLEGÓ UN DÍA LA MIRADA DE UN SILENCIO SEGURO/ QUE ABOCA SUSPIROS AL PRECIPICIO DEL NUNCA / Y HIERE AL SOL QUE QUEMA LAS ENTRAÑAS/ ACARICIANDO DOLIDAS ESCALERAS DEL TIEMPO/ CON UNA SOLA PALABRA / DE IRRESISTIBLE DULZURA>>.- Aquí se describe la vivencia de haber hallado <algo> en ese laborar <alquímico> de la palabra, de haber obtenido alguna revelación del Verbo, no como métafora del crear poético solamente, sino como disposición interior de la autora, que se somete a las reglas de la Obra, que se describe en parte en el poema titulado <<SUCUMBIR A LAS PALABRAS>>, donde como en toda obra alquímica se logra una cierta victoria sobre la muerte, cuando se dice << BEBERME SU ETERNIDAD/ PARA ESCUPIRLA LUEGO/ SOBRE LA TUMBA DEL TIEMPO>>

De esta manera, y como en toda obra alquímica, hay la obtención de un cierto <<elixir>>, que viene insinuado en el poema titulado precisamente <<DESVARÍOS>> donde se viene a decir que << EN LAS SOMBRAS UNA LUZ/ RECLAMA SUS INSTANTES/ YERMOS EN UN SILENCIO/ QUE GRITA SOLEDAD/ EN EL VIENTO SE ESCONDE UNA VOZ/ QUE ME SUSURRA VOCES DE ANGELES/ Y CALLAN TODOS LOS ESPEJOS/ LAS CERTEZAS DE SOLEDADES Y MIEDOS>> …y más adelante se dice : <<REHEN DE UN RELOJ QUE NO AVANZA/ DORMIDO EN UN BOSQUE SILENCIOSO/ YACE UN PERFUME OLVIDADO/ …>> , para terminar el poema con una estrofa triunfal, al modo siguiente :

<< ME DEJO SEDUCIR POR LA LLUVIA/ HASTA QUE CAIGO EXTENUADA/ A LOS PIES DE UN MISTERIO/ QUE FENECE EN LAS ALAS DEL VIENTO// Y MECE MI ALAMA FÉRTIL/ UN PRESAGIO DE YERBA Y DE FLORES/ ALLÁ DONDE LATEN SUS HUELLAS/ EN UNA TIERRA MOJADA DE ESPERANZAS Y SUEÑOS>>.

Podríamos indicar otros poemas donde se anuncia ya esta revelación que <ocurre> al final del poemario, pero, es mejor que lo descubráis vosotros, el poemario se cierra sobre si mismo como un gran secreto, que yo sospecho que la autora ha vislumbrado, ha tenido la vivencia de un destello de luz verdadera en su interior que sólo se atreve a insinuar a través del verso, de la poesía, que es su taller, su crisol, y que, además, por ello, siguiendo con la terminología alquímica, no es una <sopladora> ( así se llamaba en el Medioevo a los falsos alquimistas), sino, efectivamente, una <aprendiz> de alquimista, cuanto menos.

Para terminar quisiera subrayar otro aspecto del poemario que tiene que ver con la parte titulada <<VERSOS CUANTICOS>>, y es que al igual que venimos observando que determinadas vanguardias de determinadas ramas de la ciencia actual, casi rozando la heterodoxia científica, han venido a conformar la veracidad de ciertos planteamientos de la antigüedad, como ha sido, entre otras, la física cuántica, la autora, en este caso, y <partiendo>, o eso nos parece,  de una concepción de sabiduría tradicional, representada por el  gnosticismo y la alquimia, llega a presentarnos el mismo descubrimiento en términos físico-cuánticos cuando expresa lo siguiente : << IRRADIAS / BLANCOS CORPúSCULOS/ FRAGMENTADOS EN EL TIEMPO ABSOLUTO DEL DESEO// UN AMOR ENTERO/ YACE EN EL VACíO/ Y EN LOS INFINITOS INFINITESIMALES QUE NOS DIVIDEN / SE MULTIPLICAN ENERGÍAS / CONFLUYENDO EN HACES DE LUMINOSAS MOLÉCULAS / TRANSMITEN EN IGUAL FRECUENCIA// SE DESINTEGRA LA MATERIA/ Y SE MATERIALIZA EL ESPÍRITU>>

Así, pues, el conjunto de todos los aspectos comentados aquí, darían pie a pensar que no es desacertada esa representación de las alas surgiendo de la espalda de la figura femenina de la portada, que parecen comenzar a aletear ya a pesar de lo dicho en el poemas titulado <<ALAS DE BARRO>>, no en balde, la representación de esas alas en la portada ocupan la parte opuesto al <reloj> esquinado, la Obra se ha conseguido, en la proporción que sea, el taller y la creadora están en la misma consonancia, la que proporciona  el latido representado por la presencia de esa <ROSA>, o instancia superior de nuestro Ser.

En este sentido la obra poética vuelve a ser <sagrada>, porque sirve de puente entre la autora, como ser manifestado, y lo increado, subyacente a todo, la trinidad ontológica <personalidad-alma-espíritu> se ha restablecido, y ha <despertado>, se ha restablecido la comunicación con los cielos, más allá de los visibles…..la parte de espíritu que podamos llevar<<la rosa>> se ha abierto al <alma>, el <puente> se ha tendido….Así se ha conseguido lo que pretendía la autora en los versos del <prólogo> al poemario que comentamos, cuando dice :

<<SER POETA/ (…)/ ES SABER ENCONTRAR LA CONCIENCIA/ DE LAS COSAS EN LA LEVEDAD DE LAS PALABRAS/ SOMOS EL CANAL POR EL QUE SE EXPRESA EL UNIVERSO; (…)>>

Y el poema termina con este verso rotundo, de alto contenido hermético, que no <nihilista> :<<Y, A LA VEZ, LO MÁS TERRIBLE: // NO SOMOS ABSOLUTAMENTE NADA>>.

 

Rafael Sánchez

Share this Compartir
Su voto: Ninguno Promedio: 4.7 (3 votos)

Votar

Su voto: Ninguno Promedio: 4.7 (3 votos)


ensayo | by Dr. Radut