Skip to Content
Loading

Dido, reina de Cártago, Isabel Barceló

Por Stelmarch, poeta y narradora

La anciana Imilce guía mis pasos a través del viaje de la reina Dido. Me siento en la plaza, bajo el granado, y escucho sus recuerdos, las crónicas del poeta troyano Trailo y a la misma Dido, tejiendo una historia a través de episodios que indagan en los sentimientos y razones que hay detrás de unas decisiones que no siempre son tan heroicas, pero sí necesarias. Con un suave paso, su autora, Isabel Barceló, nos va introduciendo en esa historia que pocos relatan: el aspecto humano de los grandes héroes históricos, ese aspecto que en la mayoría de obras de esta índole queda relegado a un segundo plano, cuando no ignorado. Isabel nos lo revela con toda su belleza plástica, de una forma poética y encantadora, fruto de su estilo suave y bien cuidado, haciéndonos partícipes de esa visión cálida y humana de una reina que debió luchar por mantener su ilusión y su pueblo a costa de su propio exilio y a costa, incluso, de su propia vida, y lo hace a través de Imilce, testigo de primera mano de aquellas aventuras siendo aún una niña.

 

El libro está dividido muy acertadamente en episodios, que a su vez están separados en tres partes. En ellos se recogen los recuerdos de Imilce, ya anciana, que vivió el exilio y la fundación de la ciudad en su niñez. Ella reúne a testigos y personajes que la van ayudando a recordar todo el periplo hasta llegar a fundar Cártago y en cada episodio se nos narran diferentes momentos de aquellos hechos. Cada personaje aporta su recuerdo y su punto de vista, Imilce, el poeta Trailo y el viejo Xilón, van desgranando una historia, desde la dolorosa decisión de huir de su pueblo, pasando por las distintas situaciones de la difícil huida, hasta la fundación de la ciudad, su encuentro con el troyano Eneas y la extraordinaria narración de este sobre la destrucción de Troya por boca de Trailo en el banquete que Dido ofrece en su honor, el intenso amor que Dido siente por él y lo que le depara el futuro, todo va formando un mosaico donde la reina Dido se refleja como una mujer extraordinaria, valiente, generosa, humana y cálida, que acepta su destino, lleno de sufrimientos, pasiones y traiciones, pero siendo consciente de su responsabilidad para con su pueblo y con un final que la engrandece como tal y que la autora nos descubre como un acto de amor y libertad en su gran generosidad y entrega.

 

En definitiva, un libro que no se puede pasar por alto, por su belleza, calidez y cuidado estilo de una autora que aplica los recursos literarios con precisión y mesura en su prosa, como flores salpicadas que dejan su huella entre las palabras para contar una historia conmovedora, llena de matices emocionales que la autora sabe conjugar bien para darle la hondura que la historia merece. Gracias, Isabel, el viaje ha sido muy grato.

Stelmarch

Pinchar en la imagen para ver ficha en La casa del libro:

Calificación: 
5
Share this Compartir
Su voto: Ninguno Promedio: 5 (4 votos)

Votar

Su voto: Ninguno Promedio: 5 (4 votos)


articulo | by Dr. Radut