Skip to Content
Loading

El grado de la aurora

Autor: 
Juan Manuel Pérez Álvarez
Género: 
Prosa poética
Tema: 
Otros
Editorial: 
Colección Viaje filosófico
Editorial: 
Chiado Editorial
Calificación: 
5

                                                            

 

Sentido contra Relatividad

La verdad es una piedra en forma de pensamiento que está suspendido en el aire. Quienes la ven se preguntan, ¿cómo se mantiene sobre las cosas,cómo no cae absorbida por la gravedad, el crimen, el pecado y el error? Unos la llaman locura, otros milagro, otros argucia. Para muchos es la bestia del escándalo. La acusan, la culpan de todos los males y la condenan. Pero la piedra sigue firme en su trono de inmovilidad. Ve envejecer y renacer el mundo, ve cambiar la moda de las estaciones, ve caducar a los árboles, ve sonreír a los niños. A los que alabaron su simple desnudo sin volutas, festones ni ambages les pareció la puerta de una estrella. Cuantos la contemplan, temen o aman su serena ley. Ninguna ave argumental ha superado su clave de bóveda. Y algunos no obstante, para negarla, vuelven los ojos hacia la oscuridad del suelo. Las ramas de los árboles y las ramas del alma crecen hacia ella persiguiendo la trascendencia de su remota y misteriosa suspensión que abraza en su sustancia el universo. La verdad es un nombre. Ese nombre es Sentimiento. La ciencia del ver, con la lente pericial y volumen de la experiencia, se sostiene en ella y la describen infinitos ángulos que se vuelven frutos o imágenes, conceptos o interpretaciones, pero nunca alcanza la definición. A través de su invisibilidad radiante percibimos el don de lo visible.

 

 

 

Libro del desasosiego, Fernando Pessoa

"El mundo es de quien no siente. La condición esencial para ser un hombre práctico es la ausencia de sensibilidad. La cualidad principal en la práctica de la vida es aquella cualidad que conduce a la acción, esto es, la voluntad. Ahora bien, hay dos cosas que estorban a la acción –la sensibilidad y el pensamiento analítico, que no es, a fin de cuentas, otra cosa que el pensamiento con sensibilidad. Toda acción es, por naturaleza, la proyección de la personalidad sobre el mundo exterior, y como el mundo exterior está en buena y en su principal parte compuesto por seres humanos, se deduce que esa proyección de la personalidad consiste esencialmente en atravesarnos en el camino ajeno, en estorbar, herir o destrozar a los demás, según nuestra manera de actuar. Para actuar es necesario, por tanto, que no nos figuremos con facilidad las personalidades ajenas, sus penas y alegrías. Quien simpatiza, se detiene. El hombre de acción considera el mundo exterior como compuesto exclusivamente de materia inerte –inerte en sí misma, como una piedra sobre la que se pasa o a la que se aparta del camino; o inerte como un ser humano que, por no poder oponerle resistencia, tanto da que sea hombre o piedra, pues, como a la piedra, o se le apartó o se le pasó por encima. El máximo ejemplo de hombre práctico, por reunir la extrema concentración de la acción junto con su importancia extrema, es la del estratega. Toda la vida es guerra, y la batalla es, pues, la síntesis de la vida. Ahora bien, el estratega es un hombre que juega con vidas como el jugador de ajedrez juega con las piezas del juego. ¿Qué sería del estratega si pensara que cada lance de su juego lleva la noche a mil hogares y el dolor a tres mil corazones? ¿Qué sería del mundo si fuéramos humanos? Si el hombre sintiera de verdad, no habría civilización. El arte sirve de fuga hacia la sensibilidad que la acción tuvo que olvidar. "

Libro del desasosiego, Fernando Pessoa

Calificación: 
5

Visitaciones oníricas. Dos sueños con Borges

Por Leo Castillo

 

I

Valencia escribe, revista digital

Autor: 
Valencia Escribe
Género: 
Otros
Tema: 
Otros
Editorial: 
Relatos y poesía
Calificación: 
0

Todo comenzó con un blog que administraba Lu y Amparo Hoyos y al que luego se unió Rafa Sastre. A partir de esa pequeña semilla fue creciendo la idea hasta desembocar en una revista digital con la incorporación de varios autores de distinta procedencia. Poco a poco va desarrollándose y desde Ebookería queremos apoyarla.

 

Travesía

Autor: 
Andrés Ortega
Género: 
Poesía
Tema: 
Otros
Editorial: 
Colección Desván
Editorial: 
Ediciones Evohé
Calificación: 
0

Por Amparo Andrés M.

 

El poemario se divide en cinco partes:

Lugares comunes,  (13 poemas)

Bélica: (1 poema)

Veintún comentarios de vida rural

En el lecho del río (1 poema)

La oculta herida (3 poemas)

 

 

 

Entrevista a Superman

Por Leo Castillo

El día menos pensado, Alberto Gimeno

Autor: 
Alberto Gimeno
Género: 
Novela
Tema: 
Drama
Editorial: 
Alrevés
Calificación: 
5

Por Amparo Andrés M.

Premio de la crítica literaria valenciana en 2013

 

La historia

Mario y su familia se ven en la tesitura existencial de cuidar a una madre y una tía que padecen alzheimer y en esta lucha diaria contra lo que significa ver cómo la identidad de unos  seres queridos se desintegra poco a poco, no pueden sino ser parte del drama, hacerse con un papel en el que resistir, sin demasiado coste emocional, todo el peso que conlleva algo que escapa a nuestro control, con sus luces y sombras, recorriendo en cada episodio narrado sus aspectos más hilarantes y los más crudos.

Entre reflexiones sobre la vida y la muerte, sobre el pasado y el futuro de unas vidas, de su sentido, de todas aquellas cosas por las que uno se pregunta sin obtener respuesta durante

sus devenires; sobre el espanto y la gloria que es a la vez estar vivo, sobre las certezas que encontramos alrededor de las inevitables tragedias humanas, va desfilando la vida de los personajes y los pequeños dramas cotidianos que ocurren a miles de estos enfermos.

Poema XXV, Rafael Correcher

Para sobrevivirte es necesario

pensar
todo de nuevo,

utilizar
las frases más valiosas de los locos,
hacer de su escritura travesía,
vela nocturna,

acomodarse siempre
a la distancia y a la noche,
desdeñar el agua quieta
en los sudarios,

Calificación: 
5

Breve estudio del poemario Filoversando en Nod y versos cuánticos

 

Por Rafael Sánchez

Una de las cosas que me han llamado la atención es que la ilustración de la portada del poemario, realizada por Sandra Delgado, refleja enteramente el espíritu del libro. No aparece ningún elemento que sobre, o que no tenga que ver con el contenido del poemario, ni ese cuarto de reloj que se aprecia en la parte superior izquierda de la portada, ni esa rosa erguida ocupando el centro de una pequeña mesa redonda, ni ese reflejo luminoso que ilumina el pecho de la figura femenina que aparece con la cabeza volcada sobre el papel como si estuviera haciendo algo más que <escribir>, ni esas alas que se adivinan surgiendo de la espalda de la escritora….

Y os diré por qué entiendo que es así, que ese diseño de la portada sintetiza el contenido de la obra. Pero antes, comentaré algo sobre el título mismo del poemario, <FILOVERSANDO EN NOD> Podríamos entretenernos sobre la construcción de ese gerundio creado por la autora, pero, no perdamos el tiempo, tan escaso hoy, y vayamos al grano, pues, ese <gerundio> expresa perfectamente la actitud de la autora ante la experiencia de la vida;  por un lado, nos evoca aquella actitud machadiana de converso con el hombre, en este caso, mujer, que va conmigo, y espera hablar a Dios un día. Por otro lado, expresa la inquietud filosófica que subyace a lo largo de todo el poemario. Es decir, no es poesía de <superficie>, por buena que ésta pueda o pudiera ser, es <algo más>, es también <filosofía>, por lo tanto, es también <asombro> y <pregunta> sobre el mundo en el que se vive, con el que se tiene contacto, que nos influye de una determinada manera, y ese mundo está representado por <NOD>, ese mundo tal y como lo percibe la autora, y lo puede percibir quien esté en esa perspectiva ontológica, que queda perfectamente reflejado en el poema titulado <POR LOS CAMINOS DE NOD>, (en la pag. 16).

Ese mundo es el nuestro, como expresa la autora es el mundo donde <<SUENAN TODAS LAS MÚSICAS>>, pero, ¡cuidado!, nos advierte que esas músicas suenan <<EN UNA INMENSA CIÉNAGA DE SOLEDADES>>, no es oro todo lo que brilla, porque, nos dirá la autora, esa <inmensa ciénaga> actúa <<EMBORRACHANDO / LOS ANHELOS DE PERDIDOS DÍAS>>, y, ¡ojo también!, esos <perdidos días> no van a ser precisamente los de la infancia, tan al uso en el componer poético, esos días, como se puede comprobar si leéis el libro, se pierden en un tiempo remoto de la humanidad, indefinido, fuera de la Historia conocida, y de tan remoto,  se adivina que tampoco coincidirían con los de algún paraíso perdido, o alguna edad de oro igualmente pretérita, ¿Entonces?

María Wine, "Estoy cansada de ser estatua"

    Estoy cansada de ser estatua
    me gustaría ser como la nada
    que nadie pudiese contemplar
    Estoy cansada de la gente
    que allá abajo andan devotamente de puntillas
    junto a mi pie unido a la piedra
    con las bocas abiertas y los ojos mudos

Calificación: 
5
Distribuir contenido


by Dr. Radut