Skip to Content
Loading

Cuadernos de poesía 5

Autor: 
Poetas sin sofá
Género: 
Poesía
Tema: 
Otros
Calificación: 
5

Cuaderno de poesía 5:  Aire

Voces de poetas iberoamericanos al aire del cielo poético de nuestra cultura compartida. La presencia plural hace que sea ese soplo de aire fresco que nos va enriqueciendo en nuestra labor poética. Editado por el grupo Poetas sin sofá, de Castellón, bajo la dirección de Maria José Sangorrín y Soledad Benages, con diseño de Tony Cálix, cada vez más interesante por su riqueza en contenidos y su calidad en diseño. 

Cuaderno de poesía 4

Autor: 
Poetas sin sofá
Género: 
Poesía
Tema: 
Otros
Calificación: 
0


Cuaderno de poesía 4: Tierra

Dedicado al elemento tierra, el Cuaderno sale en junio de 2014, recogiendo versos desde la tierras apátridas de la poesía iberoamericana.

"El poeta es un creador que descompone sus sentimientos, sensaciones o pensamientos, su creación, en definitirva, en arcanos signos consesuados en un lenguaje para que el lector los tome y con ellos vuelva a recomponer la idea del autor.El lector se convierte entonces en otro creador, en otro poeta cuya obra compuesta desde lo descifrado, muchas veces no se parece en nada a la idea primigenia. Pero eso no le importa al poeta emisor, porque el objetivo de su escrito: salir, brotar, ya se ha cumplido. El poeta sólo crea, alumbra, después le da libertad (com buen rebelde) a su obra, no la dirige, no la controla y esta toma vida propia" 

Fragmento de la introducción  La rebeldía de escrbir, la rebeldía de leer. Por Manolo Benages.

(pinchar en la foto para ver participantes)

Cuaderno de poesía 3-poetas sin sofá

Autor: 
Poetas sin sofá
Género: 
Poesía
Tema: 
Otros
Pros : 
Cuaderno editado por el grupo de Castellón Poetas sin sofá
Calificación: 
5

 

Cuaderno de poesía poetas sin sofá

Cuaderno de poesía  3

Con el fin de difundir la poesía del grupo y de otros poetas iberoamericanos, el cuaderno editado por Poetas sin sofá, de Castellón, nos ofrece una variada polifonía de voces poéticas en cada edición.

Dirigida por Maria José Sangorrín y Soledad Benages, con diseño de Tony Cálix, el Cuaderno va ganando en calidad edición tras edición, tanto en diseño como en contenido, pese a los pocos recursos con que se dispone (pInchar imagen para ver participantes).

"Usted puede ser feliz. La felicidad en los tiempos del franquismo" de Juan Antonio Ríos Carratalá

Premio de ensayo de  la crítica literaria valenciana año 2014

Por Amparo A. Machí

Conjuros de la memoria, Gioconda Belli

 

Conjuros de la memoria

 

No sé si un sol desmedido y burlón
me atravesará de punta a punta
cuando salten de mi pecho todos los gritos guardados
cuando se rompan las oscuridades
de mi perfecta catedral secreta
con el sostenido sonido del órgano medieval
ululando su voz de parto,
su alarido de queja y de tristeza.

Calificación: 
5

Canciones a Guiomar, Antonio Machado

 

Poemas a Guiomar

No sabía
si era un limón amarillo
lo que tu mano tenía,
o el hilo de un claro día,
Guiomar, en dorado ovillo.
Tu boca me sonreía.
Yo pregunté: ¿Qué me ofreces?
¿Tiempo en fruto, que tu mano
eligió entre madureces
de tu huerta?
¿Tiempo vano
de una bella tarde yerta?
¿Dorada esencia encantada?
¿Copla en el agua dormida?
¿De monte en monte encendida,
la alborada
verdadera?
¿Rompe en sus turbios espejos
amor la devanadera
de sus crepúsculos viejos?

Biografía Antonio Machado

ANTONIO CIPRIANO JOSÉ MARÍA Y FRANCISCO DE SANTA ANA MACHADO RUIZ , conocido como Antonio Machado, nació en Sevilla, España, 26 de julio de 1875 y murió en Collioure, Francia, 22 de febrero de 1939.

“Todo pasa y todo queda,
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre el mar.”

Antonio Machado , fue el segundo de cinco hermanos de una familia liberal. Su padre, Antonio Machado Álvarez "Demófilo", amigo de Joaquín Costa y de Francisco Giner de los Ríos, publicó numerosos estudios sobre el folclore andaluz y gallego Su abuelo, Antonio Machado Núñez, era médico y profesor de Ciencias Naturales. Su hermano mayor, Manuel, tan sólo un año mayor, conocido poeta también. Luego vendrían José, que nacerá en 1879, y que habría de hacer tantos retratos a su hermano Antonio, Joaquín, en 1881 y el más joven Francisco en 1884, nacido ya en la etapa madrileña de la familia. También nació Cipriana, la única niña de la familia que murió muy pequeña allá en Sevilla.

En 1883, su abuelo es nombrado profesor de la Universidad Central de Madrid y toda la familia se traslada con él a dicha ciudad. Antonio Machado completará entonces su formación en la célebre Institución Libre de Enseñanza, (centro de estudios que le marcará profundamente) fundada por Francisco Giner de los Ríos.

 

Calificación: 
5

Cómo leer un libro (fragmento discurso Joseph Brodsky)

“La manera de desarrollar buen gusto en literatura es leer poesía. Si piensan que estoy hablando por partidismo profesional, que estoy tratando de defender los intereses de mi gremio, están equivocados: no soy sindicalista. La clave consiste en que siendo la forma suprema de la locución humana, la poesía no es sólo la más concisa, la más condensada manera de transmitir la experiencia humana; ofrece también los criterios más elevados posibles para cualquier operación lingüística, especialmente sobre papel.
Mientras más poesía lee uno, menos tolerante se vuelve a cualquier forma de verbosidad, ya sea en el discurso político o filosófico, en historia, estudios sociales o en el arte de la ficción. El buen estilo en prosa es siempre rehén de la precisión, rapidez e intensidad lacónica de la dicción poética. Hija del epitafio y del epigrama, concebida al parecer como un atajo hacia cualquier tema concebible, la poesía impone una gran disciplina a la prosa. Le enseña no sólo el valor de cada palabra sino también los patrones mentales mercuriales de la especie, alternativas a una composición lineal, la destreza de evitar lo evidente, el énfasis en el detalle, la técnica del anticlímax. Sobre todo, la poesía desarrolla en la prosa ese apetito por la metafísica que distingue a una obra de arte de las meras belles lettres. Hay que admitir, sin embargo, que en este aspecto particular la prosa ha demostrado ser una discípula más bien perezosa”

 

 

Joseph Brodsky
“Cómo leer un libro”
(leído en la inauguración de la Feria del Libro de Turín en 1988)

En la Desposesión

Autor: 
Blas Muñoz
Género: 
Poesía
Tema: 
Otros
Calificación: 
5

por Mar Busquets

El libro muestra una gran profundidad y madurez, así como un minucioso y exhaustivo trabajo léxico y formal.
Está dedicado a José Luís Parra, que creyó en este libro, “in memoriam”, lo cual no deja de ser un gesto muy especial, ya que nos recuerda los vínculos entre poetas y poesía y nos trae a la memoria a este referente, cuya obra está tan viva y presente en la actualidad.
El poeta parte de la propia experiencia de la desposesión como una manera de estar en el mundo, respecto al quehacer poético y a la vida, en palabras de Juan Gelman, que encabezan la primera parte del libro:
“Agarrar las palabras, pisarlas
Y que salgan a otra luz, a otra boca
Que vuelen en la desposesión
Que empiecen otra vez.”
 

El olvido y los cuatro elementos

Un sueño de nubes blancas me eleva ahora
sobre la llama sagrada del olvido
sintiendo el calor que me derrite por dentro
en este ir y venir de dunas desérticas,

reclamo de lluvia empecinada
que enerva la tierra de flores dormidas,
perseguidas por sombras nocturnas
y abrasados recuerdos que emergen de sus profundidades.

Calificación: 
5

En defensa de la palabra, Eduardo Galeano

 

Por Eduardo Galeano

1,

Uno escribe a partir de una necesidad de comunicación y de comunión con los demás, para denunciar lo que duele y compartir lo que da alegría. Uno escribe contra la propia soledad y la soledad de los otros. Uno supone que la literatura transmite conocimiento y actúa sobre el lenguaje y la conducta de quien la recibe; que nos ayuda a conocernos mejor para salvarnos juntos. Pero “los demás” y “los otros” son términos demasiado vagos; y en tiempos de crisis, tiempos de definición, la ambigüedad puede parecerse demasiado a la mentira. Uno escribe, en realidad, para la gente con cuya suerte, o mala suerte, uno se siente identificado, los malcomidos, los maldormidos, los rebeldes y los humillados de esta tierra, y la mayoría de ellos no sabe leer. Entre la minoría que sabe, ¿cuántos disponen de dinero para comprar libros? ¿Se resuelve esta contradicción proclamando que uno escribe para esa cómoda abstracción llamada “masa”?

2.

No hemos nacido en la luna, no habitamos el séptimo cielo. Tenemos la dicha y la desgracia de pertenecer a una región atormentada del mundo, América Latina, y de vivir un tiempo histórico que golpea duro. Las contradicciones de la sociedad de clases son, aquí, más feroces que en los países ricos. La miseria masiva es el precio que los países pobres pagan para que el seis por ciento de la población mundial pueda consumir impunemente la mitad de la riqueza que el mundo entero genera. Es mucho mayor la distancia, el abismo que en América Latina se abre entre el bienestar de pocos y la desgracia de muchos; y son más salvajes los métodos necesarios para salvaguardar esa distancia.
El desarrollo de una industria restrictiva y dependiente, que aterrizó sobre las viejas estructuras agrarias y mineras sin alterar sus deformaciones esenciales, ha agudizado las contradicciones sociales en lugar de aliviarlas. La habilidad de los políticos tradicionales, expertos en las artes de la seducción y la estafa, resulta hoy insuficiente, anticuada, inútil; el juego populista que permitía otorgar para manipular ya no es posible, o revela su peligroso doble filo.. Las clases y los países dominantes recurren a la maquinaria represiva. ¿De qué otra manera podría sobrevivir sin cambios un sistema social cada vez más parecida a un campo de concentración? ¿Cómo mantener a raya, sin alambradas de púas, a la reciente legión de los malditos? En la medida en que el sistema se siente amenazado por el desarrollo sin tregua de la desocupación, la pobreza y las tensiones sociales y políticas derivadas, se abrevia el espacio disponible para la simulación y los buenos modales: en los suburbios del mundo el sistema revela su verdadero rostro.
¿Por qué no reconocer un cierto mérito de sinceridad en las dictaduras que oprimen, hoy por hoy, a la mayoría de nuestros países? La libertad de los negocios implica, en tiempos de crisis, la prisión de las personas.
Los científicos latinoamericanos emigran, los laboratorios y las universidades no tienen recursos, el “know how” industrial es siempre extranjero y se paga carísimo, pero ¿por qué no reconocer un cierto mérito de creatividad en el desarrollo de una tecnología del terror? América Latina está haciendo inspirados aportes universales en cuanto al desarrollo de métodos de torturas, técnicas del asesinato de personas e ideas, cultivo del silencio, multiplicació n de la impotencia y siembra del miedo.
Quienes queremos trabajar por una literatura que ayude a revelar la voz de los que no tienen voz, ¿cómo podemos actuar en el marco de esta realidad? ¿Podemos hacernos oír en medio de una cultura sorda y muda? Las nuestras son repúblicas del silencio. La pequeña libertad del escritor, ¿no es a veces la prueba de su fracaso? ¿Hasta dónde y hasta quiénes podemos llegar?
Hermosa tarea la de anunciar el mundo de los justos y los libres; digna función la de negar el sistema del hambre y de las jaulas visibles o invisibles. Pero, ¿a cuántos metros tenemos la frontera? ¿Hasta dónde otorgan permiso los dueños del poder?

Distribuir contenido


by Dr. Radut